Chihuahua con 24 casos de ciberdelincuencia por medio de videojuegos
Locales

Chihuahua con 24 casos de ciberdelincuencia por medio de videojuegos

Oct 21, 0202

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) a través de la Policía Cibernética, advierte a padres y madres de familia sobre los riesgos a los que están expuestos jóvenes y menores de edad que utilizan videojuegos en línea para interactuar con otros usuarios.

Esta modalidad de entretenimiento es aprovechada por ciberdelincuentes, quienes hacen uso de las plataformas “online” para acosar a jóvenes, niñas y niños.

En la entidad, la Policía Cibernética, ha dado seguimiento a 24 de estos casos, registrados principalmente en los municipios de Juárez, Meoqui, Chihuahua, Delicias, Cuauhtémoc y Praxedis G. Guerrero, por el uso de aplicaciones interactivas como Free Fire, Fortnite, Minecraf, Roblox, Grand theft auto y Call of duty, siendo los más afectados menores de entre 12 y 14 años de edad.

El riesgo consiste en que en una primera etapa, los delincuentes se hacen pasar por otro niño o niña, e invitan a la víctima a las salas privadas o grupos de mensajería como WhatsApp, posteriormente les solicitan fotografías íntimas a cambio de accesorios, monedas o créditos para los juegos y finalmente les amenazan o chantajean a cambio de no publicar sus fotos.

La Policía Cibernética recomienda revisar de manera constante redes sociales, galería y el dispositivo en general, que utilizan sus hijos e hijas, conocer con quién interactúan y comparten este pasatiempo, supervisar sus actividades, instalar controles parentales y verificar la clasificación por edades y contenido de los videojuegos.

A fin de que las y los pequeños cuenten con una sana diversión, se deberá dar preferencia a las actividades físicas, habilidad de memoria o aquellas que contribuyan al desarrollo del pensamiento crítico.

En caso de ser víctima, tomar capturas de pantalla de las conversaciones, y en caso de existir amenazas o contenido sexual, acudir a la Fiscalía General del Estado para presentar la denuncia y solicitar ayuda psicológica tanto para el menor como para la familia.

Ante este riesgo, es necesario concientizar al menor de la situación, y hacerle ver de los peligros a los que se expone al proporcionar información personal; asimismo, buscar reducir el tiempo en el cual hacen uso de los dispositivos.